Viena en Navidad: mercadillos y mucho más

0
60

No son pocos quienes deciden viajar durante el invierno y aprovechar las vacaciones decembrinas para reencontrarse consigo mismos o conocer nuevos destinos. Visitar Viena en Navidad puede ser una excelente opción para los viajeros invernales. La capital de Austria es un destino navideño emblemático por la importancia de sus mercados, algunos con siglos de historia, y por los fantásticos paisajes nevados. Los más organizados incluso encuentran buenas opciones dealojamiento y comida, valiéndose de estrategias para viajar low-cost.

Mercadillos de Navidad: qué ver en Viena

Desde la mitad de noviembre, los más de veinte mercadillos de navidad cobran vida en Viena. Prácticamente en cada plaza de la ciudad imperial aparece un mercadillo nuevo, como si fuese un cuento de hadas. En ellos es posible encontrar una enorme gama de artículos relativos a la Navidad. Estatuillas para el pesebre, bolas de navidad, velas decoradas, adornos para la casa, entre muchas otras cosas, deleitarán a los visitantes.

El mercadillo principal de Viena en Navidad es el que se encuentra frente al Ayuntamiento de la ciudad. Posee un árbol gigante que lo distingue y más de un centenar de puestos tradicionales que ofrecen ideas de regalo, artículos decorativos, además de dulces típicos y platos de la región. Es verdad que hace frío, pero pasará desapercibido en medio de tanta gente y tan buen ánimo por las fiestas. Se organizan muchas actividades interesantes para toda la familia, desde talleres de cocina hasta paseos en trencitos navideños para los más pequeños.  No es difícil encontrarse con que los vieneses cantan villancicos o se entregan por completo a la experiencia que representa visitar estos mercados.

Existen otros mercados como el de Spittelberg, preferido por las personas con un estilo alternativo y amantes de la moda. Hay otro en el monte Cobenzl, y el más antiguo de la ciudad que está en Freyung. Como se dijo antes, es un espectáculo que abarca toda la ciudad y que es importante para la economía de la ciudad, pues genera miles de empleos cada año.

Otras tradiciones de Viena en Navidad

Visitar los mercadillos es excelente también para conocer parte de la gastronomía local típicade las fiestas. Se puede probar el punsch, ponche navideño, un buen chocolate caliente o visitar el café del hotel Sacher para deleitarse con la exquisita torta de chocolate, Sachertorte. Otra de las peculiaridades que ver en Viena en Navidad son las velas del Adviento. La capital se ilumina con las miles de velas que están en hogares y negocios. Y, claro, no puede dejarse de mencionar la bola de nieve. Se trata de un elemento decorativo muy conocido, inventado en este país originalmente. Se pueden encontrar en todas partes de la ciudad con elementos simbólicos en su interior: la noria de Prater, el Ayuntamiento, la Catedral,Sissi… En definitiva, hay una para todos los gustos, y para llevarse un recuerdo a casa de una Navidad mágica en esta hermosa ciudad.