Termoventiladores para calentar la casa

0
246

Una de las principales preocupaciones que trae el invierno, para quien no vive en un clima tropical, es la calefacción. Por diferentes razones, que van desde la conveniencia económica hasta la preocupación por el medio ambiente, a todos nos interesa un sistema de calefacción eficiente. Y, cómo no, surgen las dudas: ¿conviene un sistema a gas o uno eléctrico? ¿cómo puedo aislar el calor para que no se pierda?

Calentar la casa con termoventiladores eléctricos

Es cierto que, en términos de eficiencia de proceso, el gas es la fuente de energía más conveniente. Sin embargo, la instalación de un sistema de calefacción a gas puede ser complicada en una vivienda que ya ha sido construida sin tomarlo en cuenta. Y también hay que considerar los riesgos que puede acarrear el uso del gas, que superan a los sistemas eléctricos seguros, en líneas generales.

Un sistema eléctrico, como es el caso de los termoventiladores, no requiere una instalación compleja ni mantenimiento. Basta estudiar las características del aparato para garantizar que se ajuste a las necesidades del hogar y listo.

Ventajas de los termoventiladores para la casa

Además de la ya citada facilidad de instalación, pues nada más requieren ser conectados a una toma de energía eléctrica, una de las ventajas de los termoventiladores es la seguridad de uso. Especialmente frente a las estufas eléctricas que, en general, poseen superficies que se calientan y que accidentalmente podrían causar daños a los usuarios. Los termoventiladores simplemente calientan las corrientes de aire, a través de una resistencia eléctrica, y lo disipan en la habitación a través de la función del ventilador. Así pues, este riesgo desaparece. Es por esto que son recomendables particularmente para los hogares donde hay niños pequeños o mascotas, pues no solo evitan las quemaduras, sino que no existen emisiones de gases de ningún tipo.

Otra de sus ventajas es su portabilidad. Los termoventiladores pesan poco y ocupan poco espacio. Se pueden mover fácilmente de una habitación a otra y ser almacenados sin problemas cuando la estación fría termina. Además de que empiezan a funcionar casi inmediatamente después de ser encendidos.

Otros factores a considerar para escoger el mejor termoventilador

Además de tamaño, aspecto estético y potencia, es recomendable estudiar el gasto energético del aparato. Los termoventiladores no son sistemas ideados para un uso prolongado ni para calentar grandes superficies. Por lo que hay que analizar cuál es el más conveniente en función del uso que pensamos darle. De este modo, dando por sentado que se le dará un uso adecuado, se evitará una desagradable sorpresa en la próxima factura de la electricidad.