Rutas en los Pirineos: las mejores en Aragón y en Francia

0
136

Pirineo es la palabra de uso común para referirse a las sierras situadas en la frontera entre España y Francia. Se trata de la cordillera montañosa situada entre España, Andorra y Francia, con una extensión de 430 km y una anchura de 150 km en su parte central. Las rutas en los Pirineos se ubican entre las favoritas de excursionistas y practicantes de senderismo. Esto es entendible, pues ofrecen hermosos paisajes en cualquier época del año.

En estas montañas se encuentran picos que superan los 3000 metros de altitud. El más alto es el Aneto, con 3404 metros, seguido por el Posets (3375 metros) y el Monte Perdido (3355 m). También hay pequeños glaciares, lagos donde se pueden montar tiendas para acampar, y una enorme cantidad de valles y cañones.

Durante el otoño, por ejemplo, es posible recorrer rutas circulares hermosas. El Valle de Otal desde San Nicolás de Bujaruelo, el Pico de la Serrera (2.913m) por el valle de Sorteny o el hayedo de Carlac en Bausen son excelentes opciones.

Veamos juntos dos de las rutas preferidas por los turistas. Se trata del Pirineo aragonés y de las rutas en los pirineos franceses.

El Pirineo Aragonés

El Pirineo aragonés es considerado el punto más importante del alpinismo español, pues allí se encuentran los picos más altos. Es la destinación perfecta para las actividades al aire libre y los deportes de aventura. Quienes buscan este tipo de diversión pueden echar un vistazo a Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, el Parque Natural de los Valles Occidentales o los Valles de Pineta, Gistaín o Benasque, donde podrán disfrutar de hermosos paisajes y de la naturaleza en pleno.

Sin embargo, también hay opciones para quienes disfrutan más del turismo español desde un punto de vista cultural. La Ciudadela de Jaca, por ejemplo, es un hermoso lugar para alojarse y tiene una interesante oferta artística. Su catedral, el monasterio de San Juan de la Peña, la Jaca Medieval y el Camino de Santiago están entre sus atractivos desde este punto de vista.

Hacia el norte de Jaca, se encuentra la estación abandonada de Canfranc, en desuso y declarada bien de interés cultural. Su aire solitario, en medio de una belleza palaciega, ha despertado el interés de turistas pero también de especialistas del séptimo arte.

Finalmente, una opción que combina lo mejor de ambos mundos es sin duda el pueblo de Lanuza. Se trata de un pueblo construido recientemente, luego de que en 1978 el pueblo original fuese abandonado y sepultado por el agua tras la construcción de un embalse. Cuenta con grandes casas de piedra, puentes medievales y sobre el embalse hoy navegan las piragüas.

Rutas en los Pirineos Franceses

Al otro lado de la frontera, existe una multitud de rutas en los pirineos franceses. Las posibilidades parecieran ser infinitas y la elección depende del gusto del visitante. Tradiciones, arquitectura, naturaleza y deporte se conjugan en cada una de las destinaciones maravillosas de los pirineos franceses.

Así pues, quien prefiere una dosis de turismo cultural puede empezar visitando Pau. Esta ciudad se encuentra en los llamados Pirineos Atlánticos, y está llena de calles empedradas y de bellezas de aspecto medieval, entre las que se cuenta un castillo. Las vistas panorámicas son estupendas, tanto que Alphonse de Lamartine llegó a afirmar que:

Pau tiene la vista más hermosa del mundo de la tierra, así como Nápoles tiene la más hermosa vista del mar

Por otro lado, las bellezas naturales no faltan en los valles, como en Aspe u Ossau, por ejemplo. Hay una oferta variada para satisfacer los gustos de todos: estaciones de esquí, escalada en hielo, rutas de trekking, acampada, pero también la posibilidad de observar animales bellísimos, para los amantes de la fauna local.