Libros digitales: la nueva cara de un pasatiempo tradicional

0
145

Prácticamente todos los aspectos de la vida cotidiana están siendo impactados por la revolución digital, inclusa la lectura. Aunque existan personas que todavía se preguntan qué es un ebook, lo cierto es que los libros digitales están ganando terreno en el mercado frente al libro tradicional, como demuestran diferentes análisis realizados en los últimos años. Se estima que en alrededor del 23% de los hogares españoles hay al menos un lector de libros electrónicos.

Otros aspectos a tomar en cuenta cuando se habla de las perspectivas a futuro que tienen los libros digitales son: la mayor oferta, pues la autopublicación se convierte en una posibilidad real incluso para los autores noveles que no logran superar los filtros comerciales de las casas editoriales; y el impacto reducido sobre el medio ambiente, que no hace falta explicar.

Ventajas de los libros digitales

Para entender las ventajas de la lectura digital, basta entender cómo funciona un ebook: que no es sino un libro –con todas sus características tradicionales- en forma de un documento electrónico que se puede leer a través de un dispositivo portátil conocido como ereader. Y ya que la palabra ‘portátil’ ha salido a relucir, se puede empezar la lista hablando de…

Portabilidad

Una tablet, un teléfono móvil, un ordenador portátil o un dispositivo especialmente diseñado para la lectura… todos estos aparatos pueden soportar libros digitales y, visto que se han convertido en objetos cotidianos, hacen que sea más sencillo llevar el material de lectura a dónde sea, sin tener que preocuparse del peso. Así pues, deja de ser un problema tener algo con qué entretenerse en el tren, en el avión, o en la tumbona mientras se está en la playa, en un día relajante.

Más, más, más

Para los lectores apasionados, el hecho de que los libros digitales no ocupen un espacio físico es una excelente noticia. Un dispositivo de almacenamiento potente cabe en la palma de la mano y puede almacenar una cantidad inmensa de libros digitales. Es mayor la cantidad, pero también la calidad pues este formato tiene una mayor vida útil respecto al libro tradicional. Y, por si fuera poco, también es mayor la versatilidad: ya no será un problema leer con las luces apagadas, por ejemplo.

Interactividad

Las notas en los bordes de las páginas ahora pueden ser más creativas, más fáciles de ubicar y con mayor contenido en este formato que, prácticamente, no presenta ninguna limitación física al lector. Los ereader, a través de las diferentes aplicaciones, hacen que la experiencia de lectura interactiva esté garantizada en todo momento.

Precio

Este mundo está abierto a todo tipo de libros digitales: desde los más sencillos, elaborados casi exclusivamente utilizando los procesadores de texto más comunes, hasta los más complejos desde el punto de vista gráfico. Lo cierto es que, respecto al libro tradicional, el libro electrónico tiene una estructura de costos reducida que se traduce en… ¡un menor precio de venta al público!

Parece que la lectura digital es un fenómeno que ha llegado para quedarse, ¿no?