Familia de Alquiler: una nueva tendencia

0
527

El dinero no compra la felicidad. Lo saben muy bien quienes han entregado su vida al trabajo, quedándose hasta tardas horas de la noche en la oficina terminando esos proyectos urgentes, incluso sacrificando su vida social hasta el punto de dejar pasar toda oportunidad de hacerse una propia familia. Son muchas las personas que, con tal de garantizarse el pan y la renta del mes como haría todo buen padre de familia, tienen que hacer sacrificios: para ellos, una familia numerosa no pasa de ser un sueño irrealizable.

Como no podía ser de otra forma, son los innovadores japoneses los que han dado con la solución a este problema: existe toda una industria a la que se puede acudir para alquilar amigos y parientes, y permitirse –aunque no pase de ser una ilusión momentánea- la oportunidad de hacer excursiones, juegos en familia, celebrar las fiestas en compañía. El servicio pone a disposición de los desesperados clientes un catálogo en el que pueden escoger a los ‘actores’ de acuerdo a parámetros como el sexo, la edad y la apariencia. Es una tendencia que da respuesta a la soledad en la que, lamentablemente, el mundo moderno ha sumido a tantas personas.

Tener una mujer y un hijo recién nacido ahora tiene un precio y quien tenga la disponibilidad podrá sentirse como parte de la sagrada familia, sin trámites adicionales.

¿Y en este lado del mundo?

Bueno, aunque pudiera parecer un concepto lejano de la cultura occidental que, relativamente, aún tiene un concepto de familia bien arraigado, lo cierto es que en estos tiempos hay indicios para pensar que no será algo tan descabellado en un futuro. Las familias tienen cada vez menos hijos, las condiciones laborales cada vez son más exigentes y los jóvenes adultos tienen muchos obstáculos que superar para ser independientes, por lo que no sería sorprendente ver que María o Pedro, hoy niños en cualquier país europeo, tengan que recurrir a iniciativas similares en su madurez.

Basta pensar en la demanda que hay de cuidadores y enfermeras a domicilio para cuidar ancianos para darse cuenta de que es un problema real y de que las familias en alquiler podrían ser una verdadera solución que muchos están esperando dentro de nuestras fronteras.