Cremas para la cara

0
13

Cuando hablamos de cremas para la cara, inevitablemente la primera razón que nos llega a la mente es la edad madura. Sin embargo, existen muchos tipos de cremas para diversas afecciones de la piel. Independientemente de la edad, todos en algún momento pueden tener la necesidad de recurrir al uso de alguna crema facial para protegerla, embellecerla o curarla.

Tipos de cremas para embellecer y cuidar la piel

Si se trata de elegir un tratamiento facial para embellecer la piel, cuentas con cremas hidratantes, emolientes, mascarillas, limpiadoras, humectantes y la anti edad. Estos tipos de cremas tienen una función específica para la cara y están elaborados de acuerdo al tipo de piel, ya sea grasa, seca, mixta, sensible con tendencia a enrojecer o con granos.

Cuando de belleza y rejuvenecimiento se trata…

Para mantener la piel de la cara saludable y joven, es necesario incluir en la rutina de cuidados diarios, una buena crema. Además, dos aspectos importantes a considerar al momento de elegir la mejor crema, son: que proporcionen humedad y protección contra los agentes externos, es decir, que contengan UVA Y UVB, para conservar una piel rejuvenecida.

La crema ideal para tu tipo de piel

Las cremas para piel grasa, están elaboradas con propiedades que absorben la grasa que se acumula en la famosa zona “T” que se destaca en rostros de tipo graso y con acné. Para una piel sensible, las cremas deben estar compuestas por elementos de alta tolerancia, que disminuyan irritaciones y con la máxima protección posible. Para una afortunada piel normal, la crema ideal debe garantizar la hidratación y nutrición del rostro. Puedes encontrarlas de diversas marcas y, por ende, de diferentes precios.

Cuando llega el momento inevitable

Con el paso de los años, la piel va perdiendo elasticidad debido a la baja producción de colágeno. Inician su aparición las temidas líneas de expresión, y ante este resentimiento, debes prestar especial atención a los cuidados de la piel de tu rostro. Para una piel madura, no es recomendable utilizar cremas comunes. En esta etapa, la piel requiere de una crema que además de nutrir e hidratar, favorezca la densidad, restaure la elasticidad, aumente el volumen de la piel y regenere la flacidez del rostro. Normalmente, este tipo de cremas contienen ácido hialurónico, retinol, protector solar y vitamina C e interviene en las tres capas de la piel, aportando energía a las células, estimulando la producción del colágeno natural y protección contra los agentes externos.