Corona de Adviento: cuáles son los elementos naturales que la componen

0
57

A medida que diciembre avanza, el espíritu de la Navidad se apodera detodos los hogares del mundo. Además de los regalos de Navidad, la decoración navideña es otro de los elementos más característicos de esta festividad. Árboles iluminados, pesebres, botas tejidas, nieve y juegos de luces se pueden ver por doquier. La corona de Adviento no es una excepción. Se trata de una tradición que ya estaba presente en los antiguos pueblos del norte de Europa pero que terminó por ser asimilada en el cristianismo.

En sus orígenes, se trataba de una tradición invernal precedente a las saturnales, celebradas el 25 de diciembre. Su simbología era muy primitiva y se relacionaba con el fin e inicio del ciclo del Sol. Su forma circular representaba el tiempo que pasaba; las ramas representaban la vida que persiste y la luz de las velas representaba el origen de la vida.

La corona de Adviento de ramas, propiamente dicha, está formada por ramas de árboles perennes. En primer lugar, porque son árboles presentes en los bosques europeos, y luego porque se ajustan perfectamente a su significado simbólico. Son árboles cuyas hojas no mueren con la estación fría y, por ende, representan la vida que resiste el paso de las estaciones año tras año. El término para referirse a ellos es perennifolio, de hojas duraderas, pues nunca quedan desnudos de hojas.

Además de las ramas y hojas, hay quienes incluyen bolas de Navidad y otros elementos para embellecer la corona de Adviento. Sin embargo, el otro elemento fundamental son las velas que, generalmente, son cuatro. Una que se enciende cada semana antes de la Navidad, mientras se lee la Biblia y se ora en familia. A veces se incluye una quinta que se enciende el día de Navidad.

La corona de Adviento: una opción para decorar de forma ecológica

Uno de los aspectos que hacen de la corona de Adviento un gran elemento decorativo es la facilidad en su composición. Especialmente los ambientalistas la encuentran ideal pues basta tomar los elementos del entorno natural y componerlos en forma creativa. Bayas secas, bellotas, piñas secas, piedras y ramas pueden ser decoradas usando sprays de colores brillantes u otros pequeños elementos para hacer composiciones grandiosas. Claro que quienes quieran optar por una opción comercial encontrarán una oferta vastísima en cualquier lugar de internet. Basta buscar modelos de corona de Adviento para hallarse frente a un mar de diseños espectaculares.