Cómo mantener la casa fresca en verano

0
99

La llegada del verano trae emociones encontradas: por un lado, la emoción de tomarse unas vacaciones en la playa, de descansar después de un duro año de trabajo, o de guardar los abrigos hasta el próximo invierno hacen que la felicidad se apodere del ambiente… por el otro, el calor puede llegar a ser insoportable y traer consigo molestias para dormir, la presencia de insectos en casa y largas jornadas inaguantables para quien debe quedarse en casa o debe trabajar.

El calor se encierra en casa y si no se quiere recurrir al aire acondicionado para combatirlo, hay algunos trucos sencillos que pueden hacer que la estación sea más llevadera. A continuación se presenta una lista de los más relevantes:

1. Menos luces y consumo eléctrico eficiente

Los electrodomésticos generan calor. No se puede pretender pasar tres meses del año sin encender la lavadora o el ordenador, pero regular el uso y apagar todos los aparatos una vez han sido usados es una forma de reducir el calor del ambiente y, mejor aún, ¡de reducir el consumo que luego tendremos que pagar! En las horas más cálidas del día, mejor dedicarse a otras actividades.

2. Uso del extractor

En la misma línea del consumo inteligente, utilizar el extractor del baño y de la cocina son formas de expulsar el aire caliente de nuestros ambientes. Así que mientras se cocina o se toma un baño caliente, lo mejor será encenderlo. Aunque claro, si se pudiera optar por platos frescos o si las temperaturas permitiesen darle un descanso al calentador, sería mejor aún.

3. ¡Decora acorde a la estación!

Optar por tonos claros para pintar las paredes internas y externas de la casa es una alternativa inteligente pues los colores claros reflejan mejor la luz del Sol y, por ende, acumulan menos calor. No hace falta recurrir al blanco hospital, pues hay una variedad de matices que se ajustan a todas las preferencias y que permiten disfrutar de este efecto. Lo mismo aplica para las cortinas, las colchas, sábanas y las fundas para los sofás, para los cuales además se puede jugar con la fibra del tejido y optar por materiales suaves como el lino, la seda o el algodón.

4. Abre y cierra las persianas y ventanas

Se pueden aprovechar las corrientes de aire y las temperaturas más bajas que hay durante la noche y las primeras horas de la mañana abriendo ventanas y persianas, para cambiar el ambiente de las habitaciones. Demás está decir que deben cerrarse antes de que el Sol empiece a calentar, o se obtendrá el efecto contrario.

5. Más vida para el hogar

Como bono: decorar el interior y el exterior del hogar con plantas de hojas verdes y grandes ayudará a mantener los ambientes frescos y dará un toque acogedor a cualquier habitación o a la fachada.