Cómo garantizar la seguridad de los niños y niñas en Internet

0
151

La innegable presencia del Internet en todas las esferas de la vida ha tenido un impacto sumamente positivo en el acceso a la información. Sin embargo, también nuevas preocupaciones han aparecido. Los padres de niños y niñas, en su mayoría, tienen una vida laboral que atender u otras ocupaciones en su cotidianidad que les impiden estar 24/7 detrás de sus pequeños para controlar la información con la que se topan o dar las explicaciones adecuadas a ciertos contenidos. Para evitar que las nuevas tecnologías se conviertan en un riesgo de seguridad, hay ciertas medidas que se pueden tomar en cualquier hogar y que se presentan a continuación.

Protección de la identidad

Los perfiles en redes sociales deben tener una configuración robusta de privacidad que solo permita el contacto con personas conocidas, pues dejar que las fotos, vídeos y alguna otra información personal sean accesibles para todo el mundo puede traer sus riesgos. Se debe enseñar a los niños que ofrecer detalles sobre su vida diaria, la escuela a la que asisten o publicar sus fotos puede tener consecuencias negativas y convertirlos en víctimas de acoso. Las invitaciones de personas extrañas o los mensajes que parezcan extraños pueden ser ignorados, los niños deben entender que no están obligados a aceptar el contacto con ninguna persona y que todo lo que publiquen estará a disposición de todos, por lo que deben ser cuidadosos.

Protección del dispositivo

Se debe enseñar a los niños a proteger sus dispositivos móviles con contraseñas robustas: no deben ser demasiado difíciles, basta un toque de creatividad, y que deben bloquearlos siempre que no los estén utilizando. Asímismo, no deben hacer clic en enlaces sospechosos por atractivos que puedan parecer ni dejar sus cuentas de redes sociales abiertas en dispositivos de uso común –como las computadoras de la escuela, por ejemplo- asegurándose de hacer siempre clic en el botón de salir cuando terminen de usarlo.

Es importante también hacerlos conscientes de que pueden confiar plenamente en sus familiares y maestros para comentar cualquier cosa que les cause curiosidad o que les parezca incómoda, y enseñarles a usar los botones de denuncia si sucede algo con lo que no se sienten bien.