Cómo cambia el cuerpo cuando se deja de fumar

0
179

Como bien sabemos, porque se nos transmite día a día a través de los diferentes medios informativos, en las instituciones educativas y en nuestro hogar, el cigarrillo es nocivo para la salud, incluso las empresas que se encargan de su producción y distribución, hacen del conocimiento de todos sus efectos negativos, incluyendo a quien aún sin tener el mal hábito de fumar, se convierte en fumador pasivo.

Luego de tener una adicción al cigarrillo, el cuerpo está contaminado de nicotina y, por ende, propenso a padecer diversas enfermedades a causa de este vicio, por lo tanto, al dejar de fumar, tu cuerpo experimenta cambios positivos notables, pues mejora en muchos aspectos: los pulmones comienzan a depurarse de los efectos del tabaquismo, en general el sistema respiratorio, que es uno de los más afectados mejora notablemente, la presión arterial, el monóxido de carbono contenido en la sangre y el ritmo cardiaco se nivelan, los riesgos de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares disminuyen. Además, el aspecto físico mejora notablemente, las uñas y los dientes cambian su apariencia amarillenta, el aliento deja de ser desagradable y el sentido del olfato y el gusto comienzan a funcionar mejor. Sin embargo, también son notables las reacciones psicológicas que se producen por la falta de nicotina en el cuerpo, se presenta insomnio, cansancio, nerviosismo, ansiedad y hasta puedes tener episodios de irritabilidad, lo que mejora luego de varias semanas de abstinencia. También es posible que se experimente aumento de peso, debido a que la nicotina contribuye a quemar la grasa del cuerpo, pero esta es una situación que puedes controlar realizando actividad física y por supuesto con una adecuada alimentación.

Es difícil controlar el deseo de fumar y la tentación, puede ser que no te sientas bien de salud, pero esta es una reacción normal cuando el cuerpo se está desintoxicando del tabaquismo, por ello, puedes recurrir a métodos que pueden ser de utilidad en el proceso de deshacerte definitivamente de este mal hábito. Existen numerosos productos como los parches de nicotina o terapias como la hipnosis para dejar de fumar. En todo caso, cualquiera que sea el medio que utilices debe estar apoyado en la determinación y el enfoque de querer abandonar el vicio. Esta decisión te permitirá mejorar tu calidad de vida y la de tu familia, sentirás mejoras en tu salud y hasta en tu economía.