Cajas fuertes para la oficina

0
18

Toda empresa tiene documentos importantes y objetos de valor que resguardar, por ello, siempre es importante tener un lugar seguro en la oficina para este propósito. Una de las opciones son las cajas fuertes. Dependiendo del tamaño de la empresa y la complejidad de los artículos que se van a asegurar, debe ser  el tamaño de la caja. También el nivel de seguridad y la organización interna pueden variar de acuerdo a los requerimientos de cada usuario.

Las cajas de seguridad son un depósito personal, fabricadas de metales muy fuertes y cuentan con un sistema de cierre cuya apertura se realiza a través de claves secretas o llaves, dependiendo del diseño. Normalmente están instaladas en lugares discretos, ya que su propósito es el de proteger de robos o de curiosos. Por lo general, su diseño es cuadrado o rectangular.

Cajas fuertes antiguas vs. modernas

Las cajas fuertes antiguas están diseñadas con un sistema de seguridad manual, el cual funciona  con una rueda que gira hacia la derecha y hacia la izquierda, y para abrirla se debe girar determinado número de veces hacia ambos lados, hasta que abra. Mientras que, las cajas fuertes más innovadoras, utilizan sistemas electrónicos de seguridad que requieren de claves compuestas de números. También existen modelos mucho más sofisticados y avanzados, cuyas claves pueden ser de tipo alfanumérico e incluso de tecnologías biométricas, como lectores de iris o de huellas.

Tipos de cajas fuertes

Existen diversos tipos de cajas fuertes. Los hay para variados usos, espacios y necesidades, algunos son:

  • Cajas de Sobreponer: estas se pueden fijar con tornillos, tanto en el piso como en la pared.
  • Cajas de empotrar: para incrustar en la pared o en armarios con doble fondo.
  • Cajas de alta Seguridad: están elaboradas en acero al manganeso, este es un material anti taladro y anti hundimiento.
  • Ignifugas: Este tipo de cajas fuertes tienen protección contra el fuego y pueden resistir temperaturas muy altas hasta por dos horas.
  • Camufladas: están diseñadas para ser empotradas en el piso o en la pared, disfrazadas con la apariencia de una placa de enchufe, ideales para pasar desapercibidas. Deben ser de tamaño pequeño y su sistema de apertura es a través de una llave de puntos.
  • Económicas: están diseñadas para resguardar pequeños elementos y es de sobreponer, usualmente las encuentras en los hoteles.
  • Convencionales: esta es una sencilla caja de seguridad portátil con cerradura de cilindro.

Otros tipos son: con ranura, decorativas y de zócalo.