Burletes: cómo usarlos para aislar mejor el calor de la casa

0
105

Estamos en noviembre, faltan dos meses para que termine el año y la época veraniega ya se ha ido definitivamente. Estamos en pleno otoño, con la mira puesta en el invierno y el frío que está por llegar. Es verdad que el ánimo navideño se apodera de nuestros hogares, pero hay otra realidad: el consumo energético de cualquier hogar europeo aumenta. Entonces, muchas personas empiezan a sacar a relucir su creatividad para disminuir el impacto de este aumento. Si eres una de esas personas, no tardarás en toparte con los burletes.

Los burletes son tiras rellenas de estopa, algodón o hechas de otros materiales que se colocan en las ranuras de las puertas y ventanas. Su función es aislar la habitación, para retener el calor dentro por más tiempo y evitar que el ruido salga. Ayudan a evitar las filtraciones de aire para maximizar la eficiencia del sistema de calefacción. Si se usan en conjunto con otros dispositivos, como los termostatos inteligentes, sus beneficios pueden ser notables.

Tipos de burletes

Los burletes se pueden clasificar de acuerdo a dos grandes características: el material de fabricación y su perfil. En cuanto a los materiales, existen burletes de espuma, de caucho y de silicona.

Si se quiere optar por una opción económica para burletes en ventanas, los de espuma son buenos. Generalmente son autoadhesivos y sirven para colocarse en los marcos de ventanas abatibles. Son blandos y muy flexibles. Por otro lado, siempre en el marco de los burletes en ventanas, existen los de caucho que son más resistentes y son ideales para ventanas corredizas, por ejemplo.

Cuando se trata de burletes en puertas, se pueden usar burletes de silicona pues su rendimiento es mucho mejor respecto a otros modelos.  Son más resistentes, generalmente adhesivos y tienen una impermeabilidad muy alta.

En cuanto al perfil, existen perfiles rectangulares o clásicos, perfil en D, perfil en E o en perfil P. Cada uno con características particulares que satisfacen puertas o ventanas con diferentes diseños. Por ejemplo, las puertas o ventanas corredizas estarán mejor cubiertas por un burlete en E. Una ventana en mal estado estará mejor aislada por un burlete en D. Los más económicos son los rectangulares, claro.

Todo depende del tipo de uso que se le quiera dar. Lo indiscutible es que usar burletes en puertas y ventanas es una excelente idea para aprovechar el calor al máximo y ahorrar en energía.