Bullying: ¿Qué es? Bullying escolar, bullying en el trabajo…

0
95

Un apodo denigrante, un insulto o un empujón que se aplica constantemente sobre una persona, es considerado violencia y se cataloga como bullying.

En la actualidad, son muchos los casos de violencia psicológica y física que ocurren en las escuelas, liceos o cualquier instituto. Esta situación de bullying o acoso escolar puede desencadenar consecuencias muy negativas tanto en la salud física como emocional, y además causar efectos negativos en el rendimiento escolar.

Bullying escolar

Son muchas las víctimas de bullying que sufren maltratos por parte de sus compañeros, lo que convierte a la escuela en el lugar de sus peores pesadillas. Por lo tanto, es responsabilidad de los padres y de la comunidad escolar controlar este tipo de comportamientos y hacer del lugar de estudio un sitio seguro para los niños, jóvenes y adolescentes.

Todos pueden ser víctimas de bullying

No solo en los centros de estudio ocurren situaciones de acoso, también puede ocurrir que un adulto sea víctima de bullying en el trabajo.

Es posible que quien haya sufrido este tipo de acoso en la adolescencia continúe afectado psicológicamente y le sea un poco más complicado relacionarse con otros y, por ende, adaptarse a una relación laboral no es tan fácil y esa autoimagen de inferioridad, de no encajar tiende a repercutir en su interacción social.

Por lo general, los actos de bullying los ejercen los superiores, sin embargo no se descarta que provenga de colegas del mismo nivel. El bullying en el trabajo puede darse a través de comportamientos como gritar, criticar, no reconocer que una persona es competente, excluirla de las actividades normales de la empresa, asignarle trabajos irrelevantes, ejercer presión, lo que conlleva a una situación de estrés y desánimo.

Acoso virtual

Uno de los tipos de acoso más peligroso y que tiene una gran incidencia emocional es el cyber bullying, ya que a través de las redes sociales se puede ridiculizar a una persona y desacreditarla frente a una gran cantidad de espectadores que de algún modo participan en este tipo de agresión.

La divulgación de imágenes e información confidencial, que en muchos casos es falsa, a través de diversos medios tecnológicos es un modo de ejercer bullying y agredir a una persona. Esta forma de acosar es más intensa y puede perdurar en el tiempo, ya que a través de los diferentes medios puede ser visualizado por numerosas personas y estar en constante circulación.

En cualquier caso, es importante crear conciencia sobre este tipo de comportamiento tanto al bully como al agredido, para evitar consecuencias tan graves que pueden conducir incluso al suicidio que sería el peor de los casos.