Bolas de Navidad: para darle un toque único al árbol

0
45

¡Llegó diciembre! En este mes se celebra una de las fiestas más importantes de todo el año: la Navidad. La preocupación de mantener la casa caliente durante el invierno cede lugar a otras cuestiones más divertidas. Los regalos de Navidad, por ejemplo, pasan a ocupar las mentes de todos quienes se preparan para compartir las fiestas con familia y amigos. Incluso los espacios de trabajo se llenan del ambiente navideño. Y todo esto se deja ver, de forma muy evidente, en la decoración: ¡las bolas de Navidad están por todos lados!

Se cree que, en los orígenes de la celebración, San Bonifacio decoró el árbol con manzanas para representar las tentaciones. Sin embargo, en la actualidad, las bolas de Navidad representan los dones y podrían entenderse como las diferentes oraciones que eleva la familia a Dios. Dependiendo de su color, pueden implicar un significado particular: el rojo se usa para las peticiones, el blanco para el agradecimiento, el azul para el arrepentimiento y el dorado como alabanza.

No solo se puede jugar con los colores, sino también con los diferentes materiales de los que están hechas. Las más comunes son de cristal, de plástico o de metal, pero también las hay de tela, hechas de alambres, de papel, etc. La creatividad no tiene límites y cada año es posible encontrar propuestas novedosas en lo que se refiere a la decoración navideña. Además, esto es posible sin tener que gastar demasiado dinero.

Bolas de Navidad caseras

Para quienes tienen una vena artística o les gusta aprovechar cualquier excusa para compartir en familia, aquí dejamos algunas ideas para hacer bolas de Navidad caseras. La experiencia de reunirse, comprar los materiales y lidiar con la expresión artística de toda la familia puede dar lugar a resultados muy interesantes.

Una idea muy sencilla puede ser hacer bolas de navidad caseras usando trozos de tela, quizás proveniente de camisetas o trapos que ya no usemos. Se puede tomar un trozo, llenarlo con arroz u otro grano seco, y cerrarlo con un hilo brillante y resistente o con un bonito lazo. Siempre jugando con la tela, se puede comprar una tela lisa –que normalmente cuesta poco- y decorarla con adornos de hilos dorados o encajes. Las bolas de navidad caseras hechas de tela se pueden usar para colgarlas en el árbol, pero también como centros de mesa o para crear una corona que nos reciba en la puerta de casa.

Otras opciones pueden ser hacer pompones con lana o algún tejido peludo, unir varios trozos de papel con cola blanca para hacer una pelota densa y decorarla con algún spray o pintura adecuada, e incluso reciclar bombillas viejas para rellenarlas con trocitos de papel bonito y brillante y colgarlas del árbol.