Bálsamo labial: Lo mejor para proteger los labios del frío

0
60

El cuidado de la piel es un factor determinante para la salud y el bienestar físico. Y aunque muchas veces los pasemos por alto, los labios también son una parte muy importante de nuestro cuerpo. De hecho, cuando las temperaturas empiezan a bajar, pueden llegar a ser la zona más afectada por la deshidratación y los efectos de los rayos solares. Por esto, es recomendable tener siempre a disposición un bálsamo labial que evite el ardor y la aparición de grietas que siempre acompañan a las estaciones más frías del año.

     Los beneficios del bálsamo labial van mucho más allá del aspecto estético: Es el complemento perfecto para una rutina de higiene, exfoliación e hidratación necesaria para mantener el bienestar de tus labios. Sus principales efectos son proteger, nutrir y reparar la piel, a través de las propiedades naturales de sus ingredientes que por lo general son la sábila, la manteca de karité, la miel y la vitamina E. Además, un bálsamo labial puede contener aceites de almendra, aloe vera, ácido hialurónico y otros componentes que mejoren su color, aroma y textura.

     Lo más importante a la hora de escoger un bálsamo labial es asegurarse de que sus ingredientes provengan efectivamente de fuentes naturales y que sean capaces de crear una barrera ante los estragos de las condiciones climáticas. También es recomendable que contengan un factor de protección contra los rayos UV para evitar las quemaduras.

     En cuanto a sus presentaciones, un bálsamo labial puede ser una crema, un gel o una barra de labios, y existe una infinidad de colores y perfumes para todos los gustos. Sin embargo, una buena idea es preparar nuestro propio bálsamo labial casero ¡y aquí te mostramos cómo!

Bálsamo Labial Casero

     La mejor parte de preparar tu propio bálsamo labial casero es que puedes escoger los ingredientes que mejor se adapten a tus necesidades. Como ingredientes básicos puedes utilizar la vaselina, la miel y algún aceite esencial (de coco, vainilla, menta, lavanda).

    Para iniciar, debes derretir dos o tres cucharaditas de vaselina hasta obtener un líquido completamente homogéneo y sin grumos. Tómate todo el tiempo que sea necesario para completar este paso, ya que la vaselina líquida será la base de tu bálsamo labial.

    Luego, agrega media cucharadita de un aceite de tu preferencia. El aceite de coco es muy nutritivo y proporciona un sabor y un olor que harán que tu bálsamo labial sea muy interesante. Finalmente, agrega un poco de miel y remueve bien todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.

    Como paso opcional, puedes agregar algún colorante natural o incluso algún polvo de tu maquillaje para darle un poco de color a tu bálsamo labial.

    Vierte la mezcla en un recipiente limpio y seco. Colócalo en una zona fresca donde puedas dejarlo reposar durante algunas horas. Si deseas, puedes colocarlo en el refrigerador para que se endurezca más rápido, pero no olvides controlar su evolución.

    ¡Así de fácil! Lo único que te queda por hacer es disfrutar de unos labios saludables y hermosos incluso en los meses más fríos.